Jueves 18 de Julio de 2019. República Argentina.
Youtube
MINUTORIOJA 
Jueves 23 de Mayo de 2019 08:05

Quiénes eran las cuatro víctimas de la persecución fatal en San Miguel del Monte

Los chicos eran compañeros del colegio y tenían entre 13 y 14 años. El conductor del auto era un conocido de ellos, de 22.
Foto(s)

El dolor y bronca por la muerte de los cuatro jóvenes que se estrellaron contra un camión el lunes cuando escapaban de un patrullero en San Miguel del Monte siguen todavía a flor de piel. Mientras tanto, tres policías fueron desafectados por la persecución fatal y se empezaron a conocer también las historias de las víctimas.



Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13), Danilo Sansone (13) y Rocío Guagliarello (13) iban todos al mismo colegio. Eran amigos además, por eso no solo compartían las clases sino que pasaban juntos su tiempo libre. Según contaron sus propios familiares, uno de los puntos de encuentro que tenía el grupo era una plaza en la zona de la costanera donde se reunían a rapear y andar en skate.

En ese lugar, justamente, fue que se cruzaron el lunes a la noche con Aníbal Suárez, el conductor del Fiat 147 blanco en el que chocaron. El joven de 22 años era primo de otro compañero de la escuela de los chicos. Lo conocían y por eso cuando les ofreció ir a "dar una vuelta" no dudaron en subir al vehículo.

Rocío fue la única que sobrevivió al choque, aunque se encuentra internada en grave estado en el Hospital de Alta Complejidad El Cruce de Florencio Varela, donde será operada en las próximas horas. El auto en el que viajaba con sus amigos quedó dividido literalemente en dos partes tras el impacto, en el kilómetro 111 de la colectora 9 de Julio.

Camila López había invitado a su amiga Rocío a dormir a su casa. Estaban en la vereda charlando las dos, cuando sus dos amigos las pasaron a buscar para ir a la plaza. Tenía 13 años.



Danilo Sansone tenía 13 años y le gustaba el fútbol. Todavía jugaba con autitos. Su familia aseguró que escapaba de la policía porque los perseguían a los tiros.



Gonzalo Domínguez le había pedido permiso a su mamá esa noche para encontrarse a las 22 con su amigo Danilo. Los dos dijeron que irían a rapear a la plaza, como lo hacían habitualmente. En el camino, pasaron a buscar a las chicas. Tenía 14.



Aníbal Suárez era de la provincia de Misiones y estaba en San Miguel del Monte por trabajo. Además, era familiar de un compañero del colegio de los chicos. Tenía 22 años y era quien manejaba el auto en el que se accidentaron.