Domingo 25 de Junio de 2017. República Argentina.
Youtube
Amistoso 
Lunes 10 de Octubre de 2016 10:10

Boca empató con un penal inexistente y el amistoso terminó en escándalo

Igualó 2 a 2 con Olimpia. Los jugadores visitantes se fueron al vestuario antes de patear los penales.

Foto(s)
Boca y Olimpia iban a protagonizar un partido amistoso en el Estadio 23 de Agosto de Jujuy con la Copa Pachamama en juego, pero el encuentro se pareció más a un choque de Copa Libertadores y terminó en escándalo.

La visita ganaba 2-1, el árbitro cobró un penal inexistente para los locales a falta de dos minutos y Boca lo empató. Los jugadores paraguayos tomaron la decisión de irse de la cancha cuando se debían patear los penales para definir el trofeo. Fue 2-2 con final amargo: no le dieron la copa a ningún equipo, ya que los dirigentes se pusieron de acuerdo para que el encuentro figure como no terminado.

Tras la decisión de no llevar a Carlos Tevez a Jujuy, Guillermo Barros Schelotto dejó en Buenos Aires a otro futbolista que se encuentra entre algodones. Se trata de Fernando Gago, quien acumula seis meses de recuperación luego de romperse el tendón de Aquiles de la pierna izquierda y todavía no será arriesgado por el entrenador. 

En un partido con emociones tempranas y muchas llegadas para ambos equipos, Boca no jugó bien y los paraguayos fueron un poco mejores. Axel Werner, arquero que debutó en el arco xeneize, fue la figura del conjunto dirigido por Barros Schelotto.

Con muchos suplentes, los locales comenzaron perdiendo casi desde el vestuario, cuando a tan sólo cinco minutos de comenzado, Julián Benítez aprovechó un error de los zagueros (un mal despeje) y sólo tuvo que poner la cabeza para dejar sin chances al uno.

Pero dos minutos después, en la primera situación seria con la que contó Darío Benedetto, la mandó a guardar y empató el encuentro. El arquero paraguayo, Víctor Centurión, salió muy flojo a cortar un centro y el goleador de Boca se anticipó de cabeza.

Olimpia se fue al descanso con la ventaja por William Mendieta. Ayudado por una barrera que se desarmó, el volante del conjunto de Paraguay le pegó fuerte en un tiro libre y la clavó en un ángulo. El arquero local sólo pudo seguir la trayectoria con su mirada, ya que la pelota se desvió en un pie de la defensa y lo descolocó.

Sobre el final de los 45', Werner salvó a Boca al atajar un disparo desde afuera. Sería la primera de las buenas intervenciones que mostró el santafesino en la noche jujeña.

En los segundos cuarenta y cinco minutos Boca buscó por todos lados, pero sin contar con la claridad para lograr el empate. Además, se topó con un Centurión inspirado que frustró varias llegadas. Por su parte, Olimpia fue más punzante en los ataques y erró varias chances para definir el partido. Y como ya se dijo: el árbitro incidió para que los de la Ribera consigan empatar.

La primera para Boca fue de Silva. El lateral probó desde afuera a los seis, y el arquero del Decano respondió bien. A los 8, respondió Olimpia -otra vez- con Mendieta. Trabó y guapéó con la defensa de Boca, se la llevó y de cachetada disparó con la derecha: se fue ancha a la salida de Werner.

El arquero paraguayo agrandó su figura a los 25', cuando le tapó un cabezazo a quemarropa a Magallán. A los 30', un centro de Castellani cruzó todo el área y apareció el Centurión de Boca: cabeceó apenas desviado. Nazareno Solís tuvo la suya a los 38', pero tampoco tuvo precisión. No pudo dominar la pelota tras un centro de izquierda a derecha, por lo que no llegó a rematar cuando quedaba solo frente al arquero. Del lado de los visitantes, casi a los 41' Werner tuvo dos tapadas de película en dos cabezazos consecutivos.

Pero a los 44'. el árbitro Fernando Espinoza, tuvo sus cinco minutos finales para el olvido y a puro protagonismo. El primero y más grave: cobró un penal que no fue. Al ex Boca, el uruguayo Alexis Rolín, la pelota le pegó en el pecho, pero el juez fue el único que vio mano y dio un penal.

Segundo: en la primera ejecución Víctor Centurión le tapó el remate a Walter Bou, pero la terna arbitral sentenció que el arquero se había adelantado. Ordenó patear de nuevo y esta vez sí que no falló el ex Gimnasia. La sanción fue correcta, pero los jugadores paraguayos se sintieron robados. Tras los reproches subidos de tono, Espinoza echó a Claudio Vargas y todo empeoró: los paraguayos se fueron al vestuario antes de ejecutar la tanda de penales para definir el trofeo. De las tribunas volaron botellas y otros objetos. Una postal para nada amistosa.
 
Noticias relacionadas
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan.
Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de minutorioja.com.ar, los textos que violen las normas establecidas para este sitio serán eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.
Nombre:
Comentario:
 
Churulí Martes 11 de Octubre de 2016 11:10

que orgullo son este boca y river para