Martes 11 de Diciembre de 2018. República Argentina.
Youtube
MINUTORIOJA 
Miercoles 05 de Diciembre de 2018 23:12

Mientras Argentina avanza con el nuevo protocolo policial, en Brasil vale mas la vida de un ciudadano

El presidente brasileño aseguró que "la vida del buen ciudadano siempre debe ser prioridad". Según trascendió en un video del incidente, una mujer de 83 años había sido tomada como rehén por el delincuente.
Foto(s)
Video(s)

Mientras en la Argentina el Gobierno lanzó un nuevo protocolo policial para el uso de las armas de fuego, que generó una fuerte polémica con la oposición ya que aseguró que legalizaron el "gatillo fácil", en Brasil el presidente electo Jair Bolsonaro felicitó a un policía que mató a un ladrón en plena toma de rehenes.

Según el medio local O Globo, el incidente ocurrió esta mañana en Valença, en el sur de Fluminense. El delincuente había robado una joyería en el centro de la ciudad. Y al salir del local, tomó como rehén a una mujer de 83 años que pasaba caminando.

Acorralado por miembros de la Policía Militar, el ladrón intentó alejarse y apuntó con su arma a la víctima. Sin embargo, en cuestión de segundos, los oficiales le dispararon y lo mataron.

Al difundirse el video de la secuencia, el presidente electo Bolsonaro no dudó en felicitar al agente por su accionar. Durante toda su campaña, el dirigente ultraderechista había defendido "la mano dura" para combatir la delincuencia.

En sus redes sociales, recalcó que "el bandido cobarde" había permanecido más de 10 minutos apuntando a la cabeza de la mujer. "¡Buen trabajo! ¡La vida del buen ciudadano debe ser siempre una prioridad"", escribió en su cuenta de Twitter.
La Policía Militar también se refirió al incidente y celebró la "rapidez" de respuesta de sus agentes, quienes según la fuerza, reaccionaron "de manera brillante". A su vez, aclararon que el criminal murió en el acto y que la mujer estaba fuera de peligro.

Jair Bolsonaro basó su campaña presidencial en promesas de "mano dura" para combatir la inseguridad. Por eso, el dirigente del Partido Social Liberal se comprometió a flexibilizar las leyes sobre tenencia de armas y dar un aval "político" para que la Policía combata el crimen con mayor brutalidad. "Si un policía mata a veinte delincuentes con diez tiros a cada uno, tiene que ser condecorado", recalcó antes de las elecciones presidenciales.

Como si fuera poco, Bolsonaro también apuntó a una baja en la edad de imputabilidad, ya que buscará que pase de 18 a 16 años. En su primera entrevista en televisión tras ganar los comicios, subrayó que su gestión deberá terminar con "esta actitud políticamente correcta de decir que deponer las armas hará de Brasil un lugar más seguro".

El paralelismo con la Argentina

Mientras tanto, en la Argentina se habilitó un nuevo protocolo del uso de armas de fuego para las fuerzas de seguridad federales. Bajo la resolución 956/2018, el Gobierno explicó que esta normativa unificará las normativas vigentes. Pero, de manera inmediata, sectores del propio oficialismo como la oposición salieron al cruce.

El problema para los detractores de esta nueva medida es que los agentes podrán disparar ya sea en defensa propia o de otras personas; para impedir un delito grave; para proceder a la detención de quien represente el peligro y oponga resistencia; y para impedir la fuga del sospechoso.

A u vez, en el artículo 3 del protocolo se establece que los policías podrán no dar la voz de alto, en caso que sea una situación en donde esta acción pueda suponer un riesgo de muerte para otras personas; genere peligro para el propio oficial; o cuando resulte "evidentemente inadecuado o inútil".

Para la oposición de Cambiemos este protocolo "legaliza el gatillo fácil" y aseguraron que se trata de una iniciativa inconstitucional. "Lisa y llanamente están planteado legalizar el fusilamiento por parte de las fuerzas de seguridad a personas, por ejemplo, que se encuentren desarmadas. Plantean que no hace falta que den la voz de alto y que (el oficial) no tiene que necesariamente haber recibido una agresión directa", denunció el diputado del PST-Frente de Izquierda, Nicolás del Caño.

Pero también abrió una grieta puertas adentro del oficialismo. La propia Elisa Carrió rechazó la normativa porque "viola los derechos humanos fundamentales". Y aseveró que a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, "se le va la mano" con esta medida.

Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan.
Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de minutorioja.com.ar, los textos que violen las normas establecidas para este sitio serán eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.
Nombre:
Comentario: