El tiempo - Tutiempo.net
Martes 17 de Septiembre de 2019
58.77 ARS = 1 USD


Argentina no puede escapar de su maldición económica

Informe Exclusivo: La Crisis de Barings de 1890 fue la mayor crisis de la deuda soberana del siglo, y la historia sigue repitiéndose.
Por Sin Columnista , en Economía , el Sábado 03 de Agosto de 2019


Cuando fue comisionado en la década de 1870, el edificio de estilo renacentista elegido para albergar una planta de tratamiento de agua en Buenos Aires estaba destinado a proyectar el surgimiento de Argentina en el escenario mundial.



Para cuando finalmente se abrió dos décadas más tarde, el Palacio de Agua Corriente era un símbolo de ambición gastada. Con sus baldosas de terracota europeas importadas y vidrieras, las obras hidráulicas ilustraron los excesos que habían destrozado la economía argentina y casi derribaron el sistema financiero global.

La historia de lo que llegó a ser conocida como la Crisis de Barings de 1890 es estudiada por los historiadores económicos como la mayor crisis de la deuda soberana del siglo. Pero para los argentinos, las consecuencias reverberan fuera de las páginas de los libros de texto; para los mismos elementos de auge y desplome atroz se encuentran en la raíz de la agita ción económica y política del país hasta la actualidad.

Argentina ha pasado el 33% del tiempo desde 1950 en recesión, según un Informe del Banco Mundial liberado en mayo. En términos globales, eso es el segundo sólo superado por la República Democrática del Congo, que soportó dos guerras importantes, tres golpes militares y numerosos conflictos regionales durante el mismo período. En comparación, el vecino más grande de Argentina, Brasil, ha visto una recesión del 12% de ese tiempo.


Argentina ha pasado más tiempo en recesión que casi todas las demás naciones


Fuente: La Junta de Conferencias; Banco Mundial

Nota: La recesión se define como una contracción de un año

La volatilidad perenne de Argentina es una vez más frontal y central a medida que el presidente Mauricio Macri puja por la reelección a raíz de una rout monetaria y un rescate masivo de 56.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional. Con las primarias presidenciales previstas para el 11 de agosto, la votación se perfila para ser una contienda dramática sobre el futuro económico del país.

Si bien las encuestas sugieren que la carrera está demasiado cerca de llamar, los inversores favorecen claramente a Macri para que proactúe las reformas que consideran necesarias para sacar a la economía de la recesión. Tienen preocupaciones de que el principal oponente de Macri, Alberto Fernández, no sería el presidente moderado que sostiene, miedos magnificados por su elección de compañero de fórmula, la expresidenta populista, Cristina Fernández de Kirchner. Por su parte, Fernández, de 60 años, lamraza de Macri la tubya y dice que está feliz de no ser "el candidato de Wall Street".




    Julián Díaz en su restaurante Los Galgos en Buenos Aires.
    Fotógrafo: Sarah Pabst/Bloomberg

    Fernández tiene el voto de Julian Díaz. Díaz, de 37 años, propietario de tres restaurantes en Buenos Aires, dice que apoya a "Fernandez-Fernandez", no tanto por convicción política como por lo que él ve como necesidad económica y social. 

    La costumbre ha bajado y Díaz dice que la inflación significa que sus precios han subido "exponencialmente": un café con leche cuesta 80 pesos ($1.80); hace un año era de 55 pesos. Ha reducido el número de personal en la nómina a través del desgaste y ha puesto en espera planes para expandirse, esperando el resultado de la elección. 

    "No podemos pensar en desarrollar el país con el aumento de la pobreza, la violencia en aumento, donde la brecha social se está ampliando, donde no hay gasto de los consumidores", dijo Díaz en su restaurante Los Galgos a tres cuadras del palacio. La crisis de Argentina es cíclica, por lo que es "insoportable", dijo. "Siempre viene otra crisis".

    La turbulencia se remonta a la última década del siglo XIX. En ese momento, Argentina estaba aprovechando la agricultura de sus abundantes llanuras, las Pampas, y una ola de inmigrantes europeos transmitió a su país las oportunidades que se le brindarían. Opulentas mansiones, bulevares parisinos y plazas utópicas estaban surgiendo en la capital. Cuando el trabajo estaba a punto de comenzar en el Palacio del Agua Corriente, se elaboraron planes para el Teatro Colón, que sigue siendo uno de los mejores teatros de ópera del mundo.  

    El banco inglés Baring Brothers and Co. estaba muy feliz de unirse al apuro y apostar fuerte por Argentina. Pero algo tenía que ceder, y a medida que la economía se desaceleró en 1889, los argentinos detectaron una crisis e intercambiaron rápidamente sus pesos por oro, lo que provocó una caída de la moneda. La sequía, un golpe fallido, el aumento de la inflación y las huelgas ahuyentaron a los inversores extranjeros y, a principios de 1890, los líderes gubernamentales no pudieron detener la caída. 

    El punto de inflexión se produjo cuando Barings no logró emitir un bono en el mercado de Londres para la Compañía de Abastecimiento y Drenaje de Agua de Buenos Aires, contratada para construir el Palacio del Agua Corriente. Poco después, Barings notificó al Banco de Inglaterra que estaba al borde del colapso debido a su exposición en Argentina, y tuvo que ser rescatado. Al año siguiente, 1891, la economía argentina se contrajo un 11%.

    Barings "simplemente prestó demasiado dinero, fueron demasiado lejos", dijo Eugene White, profesor de la Universidad de Rutgers y autor de la crisis. "La fiesta se volvió demasiado estridente, no se llevaron el ponche".

    Muchos de los elementos de la crisis de Barings —deuda creciente, una caída de divisas, rescate financiero e incluso sequía— tienen eco en la recesión actual de Argentina. Sus problemas económicos siguen un camino muy gastado: gasta más de lo que gana, depende de dólares de las ventas de granos y obliga al gobierno a acumular deudas para cubrir la compra de importaciones, y una vez que los inversores se empeñan en enfrentar más dinero, un dominó vicioso El efecto termina en la miseria. No es de extrañar que haya tenido 61 jefes de bancos centrales en los 84 años de existencia de la institución. 

    Sin embargo, esa naturaleza cíclica de la vida argentina significa que algunos votantes están dispuestos a darle más tiempo a Macri. Natalia Perrotta, de 32 años, doctora en un hospital público, ha reducido los gastos y las vacaciones, pero no culpa al presidente por apretarse el cinturón. "En Argentina siempre hemos tenido altibajos en la economía", dijo. "Y por eso no considero que lo que está sucediendo ahora sea nuevo". 

    Las señales de advertencia vuelven a parpadear en rojo: el FMI ve una contracción del 1.3% para 2019, con una inflación que termina el año en alrededor del 40%, y "riesgos negativos significativos" para su perspectiva, especialmente la incertidumbre política.

    El resultado es que muchos argentinos tienen poca fe en la política, la política o el peso. ¿La prueba? Tienen unos $ 350 mil millones en ahorros escondidos en el extranjero, más que en casa, según Miguel Kiguel, jefe de la consultora EconViews y autor de un libro sobre las crisis económicas de Argentina. 

    "La falta de confianza proviene del hecho de que cada pocos años hay una devaluación importante o una alta inflación, y la forma de protegerse es ir a dólares", dijo Kiguel, ex jefe de asesores del Ministerio de Economía en la década de 1990.

    Vuelo a la seguridad

    Ya sea en la década de 1880 o de 2010, los argentinos no ahorran en pesos antes de una crisis.



    Fuente: BCRA; della paolera, alan taylor

    Cuando los gobiernos cambian, el latigazo político a menudo es dramático. Argentina pasó de siete presidencias a principios de la década de 1970 a una sangrienta dictadura militar de derecha que gobernó durante casi ocho años hasta 1983 y envió al país a una guerra con el Reino Unido. Luego vino un gobierno pro-empresarial en la década de 1990, administraciones populistas de 2003 a 2015, y finalmente la presidencia favorable al mercado de Macri. 

    Macri, un ex ingeniero civil de 60 años, puso el regreso global de Argentina en el centro de su programa después de que su predecesor Kirchner presidiera los controles de divisas y capital, manipuló las estadísticas oficiales y se negó a pagar a los titulares de deudas. Pero últimamente, Macri ha estado luchando contra el populismo con el populismo, congelando los precios de los alimentos, facturas de teléfonos móviles, electricidad, gas y transporte público. Fernández, partidario del movimiento populista peronista fundado en 1946 por el entonces presidente Juan Perón y su esposa, Eva, acusa a Macri de mala gestión y aboga por un gasto generoso en asistencia social. La votación de la primera ronda es el 27 de octubre, con una segunda vuelta prevista para finales de noviembre si es necesario. 

    Gerardo della Paolera, de 60 años, un historiador económico que coescribió un libro sobre la crisis de Barings, cree que es inevitable que haya más disturbios independientemente de quién gane: Argentina necesitará reestructurar su deuda una vez que el efectivo del FMI se seque en 2021, dice. Como muchos argentinos, está tratando de preparar a su familia, sabiendo cómo termina esta historia. Sus hijos adultos aman la Argentina y no quieren irse, pero él no ve un futuro para ellos en su propio país. "Los empujo a ir al extranjero", dijo.
     
    Díaz, el dueño del restaurante, se lamenta de la oportunidad perdida de su país.  

    "Siempre cuando paso por el Palacio o el Teatro Colón, me simboliza lo que podría haber sido Argentina", dijo, tomando un café. Argentina tiene "tantas cosas maravillosas, pero al mismo tiempo tiene inestabilidad y falta de previsibilidad", dijo. "Aquí, ni siquiera sabemos qué va a pasar mañana".