El tiempo - Tutiempo.net
Sábado 21 de Septiembre de 2019
59.08 ARS = 1 USD


Tiene 19 años, se casó con un hombre de 62 y está harta de las críticas: "Me molesta que le digan pedófilo"

Samantha Simpson señaló que está cansada de que confundan a su marido con su abuelo. A pesar de todo, planean tener un hijo.
Por Sin Columnista , en MinutoRioja , el Jueves 21 de Febrero de 2019


Dicen que para el amor no hay edad. Pero los familiares y amigos de esta pareja no piensan lo mismo. Cuando Samantha Simpson, de 19 años, le contó a sus seres queridos que se había enamorado de JR, un hombre de 62 años, se horrorizaron. A pesar del rechazo de su entorno, los novios decidieron casarse y ahora sueñan con tener un hijo. Sin embargo, los protagonistas de esta historia admiten que están cansados de las críticas y que quieren vivir su relación sin prejuicios.

La joven contó a los medios locales que se conocieron por amigos en común y que, al poco tiempo, dieron el "sí" en enero de 2018. Después del casamiento se mudaron juntos a a Wichita, Kansas.

Samantha Simpson conoció a su actual marido, de 62 años, a través de amigos en común.
Samantha Simpson conoció a su actual marido, de 62 años, a través de amigos en común.
Pero a diferencia de otras parejas, los recién casados tienen que sortear críticas no solo desde su entorno, sino de desconocidos en la vía pública. "A mi esposo lo llaman ladrón de niños, pedófilo y hasta lo confunden con mi abuelo", se quejó Samantha indignada.

Cuando salen a la calle, es muy común que sus vecinos los miren mal y les hagan comentarios. "Esto realmente me disgusta", admitió la joven. Aunque trata de enfocarse en lo positivo de su relación, más allá de la diferencia de edad.

Es que para Samantha las críticas no son suficientes para alejarla de su enamorado. "Cuando lo vi por primera vez, me sentí automáticamente atraída por lo bien en que se había presentado y por su caballerosidad", explicó.

Ante la ola de comentarios que recibe a diario, la joven pidió que los dejaran en paz. "Solo queremos que las personas se den cuenta de que estamos felizmente casados ​​y que tomamos en serio nuestra relación. No deberían discriminarnos de esa manera", resaltó.

El siguiente paso para ellos será tener un hijo, algo que están "buscando" desde que se casaron. En ese sentido, Samantha cree que si agrandan la familia, los prejuicios quedarán atrás. Ya que confía que así dejaran de atacarlos y podrán criarlo en un entorno más pacífico.